CUIDADO CON LOS REFRESCOS

CUIDADO CON LOS REFRESCOS

Consejos para no tener la tripa hinchada en verano

Seguro que estás deseando tener un abdomen plano para lucir el bañador, pero gracias a los refrescos, las quesadillas, las cervezas, y las tapitas, parece misión imposible.

Barriga hinchada en verano
Barriga hinchada en verano | Agencias

Pues bien, vamos a ver algunos truquitos que te “desinflarán”. No hablo de adelgazar, quemar la grasa abdominal, o matarnos a abdominales. Si sigues estos consejos, tu abdomen se verá menos hinchado y más firme.

1.- Evita el estreñimiento

Tomar poca fibra, líquidos y hacer poco ejercicio puede desembocar en estreñimiento, lo que se traduce en una tripa más hinchada. Para evitar esto, toma unos 25 gramos de fibra al día (38 si eres hombre) de las frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, nueces y semillas. También bebe mucho líquido (6-8 vasos de agua diarios) y empieza a moverte al menos 30 minutos, cinco veces por semana.

2.- Ojo con las alergias y las intolerancias

La alergias alimentarias y las intolerancias puede provocar gases e hinchazón. Pero esto debe confirmártelo un médico. Demasiada gente se autodiagnostica este tipo de problemas y deja de tomar lactosa o cereales, sin tener por qué.

Si aún así eres reacio a ir al médico, pero sospechas que tienes alguna intolerancia, puedes hacer la prueba durante una semana y ver si de verdad ha funcionado

3.- Des-pa-ci-to

Llega la hora de comer, y la playa te está esperando con los brazos abiertos. Entonces comes como si no hubiera un mañana para no perder ni medio segundo. ¿Y qué pasa? Que además de la comida, te estás llenando de aire.

Relájate y disfruta de cada bocado. Además, si estás en algún lugar de vacaciones, paladea bien un plato que no suelas comer en otras ocasiones. Mastica bien cada bocado, y además de evitar los gases, seguro que acabas comiendo menos cantidad.

4.- Cuidado con los refrescos

No existen vacaciones sin un buen tinto de verano, sangría, o una cerveza bien fría. El problema de todo esto, es el gas que contienen, que te hinchan como un globo. Que no digo que no pruebes estas bebidas, sino que no te atiborres, ni olvides que también sigue existiendo el agua y los zumos naturales.

5. Hasta el chicle es culpable

Masticar a todas horas chicle hace que también cojas aires y se transforme en gases y por consiguiente, en hinchazón del abdomen. Si estás enganchado a esa goma, puedes alternarla con un caramelo o a algún tentempié saludable como fruta o incluso palomitas.

6.- Controla las comidas bajas en azúcares

Mucha gente se siente inflada porque come alimentos bajos en azúcares, pero muy ricos en edulcorantes artificiales, lo que provoca que no te puedas abrochar el cinturón. Los expertos recomiendan no tomar más de 2 o 3 porciones de este tipo de edulcorantes.

Los mas vistos

Guía Infantil

La mejor guía para los papás

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.