TE EXPLICAMOS SIN ENGORDA TOMAR FRUTA

TE EXPLICAMOS SIN ENGORDA TOMAR FRUTA

¿A qué hora debes comer fruta si no quieres engordar?

Existe la creencia, muy extendida, de que la fruta que se consume después de las comidas fermenta en el estómago y los azúcares que contienen se convierten en grasa, ¿mito o verdad? ¿Realmente debemos desterrar la fruta como postre?

Comer fruta ayuda a la dieta
Comer fruta ayuda a la dieta | Pixabay

"No está demostrado que la hora de la ingesta influya. Hay que tener en cuenta que la fruta en principio no engorda, porque aunque es verdad que todo alimento tiene un valor calórico, siempre dependería de las cantidades. Hay que entender que la gordura es un exceso de grasa, por lo tanto lo que nos engorda son alimentos con grasa y no la fruta que son hidratos de carbono. Da igual la hora a la que se consuma", asegura el Doctor Miguel Ángel Rubio Herrera, Jefe de la Sección de Endocrinología del Hospital Clínico San Carlos.

De que engordemos o no depende de la cantidad de fruta que consumamos, pues no parece probado que la fructosa se convierta en grasa. Ni siquiera en los zumos. El problema de estos radicaría en que, en primer lugar, necesitamos varias piezas para hacerlo y, después, que la forma de absorción la fructosa en líquido es más rápida y no aporta fibra, aunque hay que decir que no se pierden vitaminas como dicen, explica el Dr. Rubio.

Otro asunto sería añadir azúcar al líquido exprimido, con lo que estaríamos hablando de un refresco. En estos casos la fructosa sí se convierte en grasa, con el consiguiente aumento de calorías.

Por otro lado, si decidimos tomar la fruta antes de cada comida puede ser saciante, lo que colaboraría a una ingesta más moderada.

Antes o después, lo importante es controlar las cantidades y hacer un consumo ordenado.

"Yo aconsejo tomar tres o cuatro piezas al día. No creo que realmente el problema esté en la fruta, sino en el resto de los alimentos que tomamos en verano: que si el tinto de verano, la ensaladilla rusa y luego la sandía o el melocotón. Claro, luego le echamos la culpa al melocotón", asegura el experto.

Están permitidas todas las frutas, incluidas las fresas, ciruelas o plátanos que tienen más calorías que el melón o la sandía, aunque haya gente que sienta más sensación de estar llena con las que más agua contienen. De hecho puede ser más sano un gazpacho de sandía que el clásico.

Si además realizamos deporte, la fruta debería ser un alimento imprescindible en nuestra dieta, independientemente del momento. Los runners que preparen una pieza al menos para después del ejercicio. "Esa fructosa que contiene la fruta no solo no engorda sino que es muy recomendable para los deportistas después de correr. Es perfecto para reponer el glucógeno hepático y muscular que se ha perdido durante la carrera", aconseja el médico que además se mastique bien.

Forma parte de la dieta mediterránea y es muy sana, pero eso sí, siempre en su justa medida pues el endocrino advierte: "las dietas que recomiendan consumir únicamente fruta y que se hace más de dos días da debilidad, porque no tiene proteínas, y si se hace durante un tiempo prolongado puede producir muerte súbita por arritmia".

Fruta sí, antes, durante o después de las comidas también. Lo esencial es llevar un control del aporte calórico de todas las comidas del día y no pasarnos.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.