TIPS PARA INICIARTE

TIPS PARA INICIARTE

Los cinco primeros consejos que te dará un entrenador cuando empiezas a correr

Correr se ha convertido en los últimos años en el ejercicio físico más practicado entre la población. Aunque correr es una forma de desplazarnos inherente a nuestra condición como humanos, el sedentarismo, la falta de actividad y movimiento provocan que nuestro cuerpo se haya olvidado de hacerlo de forma natural.

Hay que hacer caso a tu maestro
Hay que hacer caso a tu maestro | Columbia Pictures

Por ello, lo ideal es encontrar la mejor manera de recuperar la funcionalidad y movimiento de nuestro cuerpo para poder ser capaces de hacer kilómetros de forma sana y sin caer en lesiones, algo también demasiado frecuente entre la comunidad de corredores populares.

Correr no sólo provoca emociones positivas, sino cambios y mejoras en nuestro sistema cardiorrespiratorio, pulmonar y también metabólico. Sea cual sea el objetivo por el que vas a iniciarte en el “Running”, es muy importante que sepamos qué consejos básicos nos debería dar nuestro entrenador de atletismo o personal.

Lo ideal es que sea un profesional quien te asesore, guía y sobre todo que planifique tus sesiones de entrenamiento, tanto de carrera, como el resto de entrenamiento cruzado complementario al trabajo de carrera con el fin de que construyas un cuerpo fuerte y resistente que esté alejado de lesiones.

Pero, ¿qué 5 consejos básicos nos daría un entrenador o preparador físico de carrera?

1.- Prueba de esfuerzo: Corremos para ganar salud, no para perderla. Un buen profesional te recomendará una valoración médica de tu estado de salud y sobre todo de tu corazón, de manera que empieces a entrenar con un conocimiento previo de cómo está tu organismo.

Además, conocerás los umbrales aeróbico y anaeróbico, de manera que tu entrenador podrá marcarte de forma adecuada y precisa la frecuencia cardíaca que debes mantener en cada tipo de sesión para lograr mejoras y adaptaciones.

2.- Seguir el principio de progresión en los volúmenes (kilómetros) e intensidades de los entrenamientos. Normalmente, cuando uno se lanza a correr, suele empezar con demasiada carga y a intensidades más altas de lo que su organismo está acostumbrado.

Hay que tener paciencia e ir de menos a más, con el fin de que el cuerpo, el organismo y los diferentes sistemas metabólicos funcionen correctamente.

En caso contrario, estarás sometiendo a tu cuerpo a un trabajo para el cual no está acostumbrado y esto provoca: cansancio, sobre-entrenamiento, molestias y en el peor de los casos lesiones e incluso fracturas por estrés.

3.- Buscar un objetivo realista y a corto o medio plazo para tener una motivación presente en cada sesión. Tener un objetivo en mente, te mantendrá motivado para afrontar cada una de las sesiones y tu programa de entrenamiento.

Empieza siempre por carreras populares de corta distancia para familiarizarte no sólo con la nueva actividad, y poder cumplir con tus expectativas antes de dar el siguiente paso. A veces nos marcamos objetivos demasiado ambiciosos y cuando no los alcanzamos provoca cierta frustración y desmotivación. Esto no debe pasar.

4.- Complementar las sesiones de carrera con el trabajo de fuerza - resistencia y movilidad en el gimnasio. No solo de correr viven los corredores ni mucho menos.

Si quieres correr de forma sana, sin lesiones, es muy importante que además de correr complementes el entrenamiento con sesiones tanto de FUERZA en el gimnasio, como de movilidad articular y estiramientos.

El cuerpo es una maquinaria perfecta que hay que cuidar constantemente para que funciones. Si no quieres “gripar el motor”, alterna las sesiones de carrera con trabajo de fuerza- resistencia para construir una base musculo-esquelética fuerte, capaz de soportar las tensiones y fuerzas provocadas por la carrera, así como para evitar lesiones ( provocadas por descompensaciones musculares, falta de tono muscular, entre otras).

Dedicar un par de sesiones a relajarte y movilizar las articulaciones, resulta un complemento ideal al resto del plan.

5.- Nutrirse bien y descansar, respetar las sesiones planificadas. Nunca subestimes las indicaciones de tu entrenador. Si en tu plan aparece la palabra “descanso”, “recuperación activa”, aunque te sientas vigoroso y descansado, no te las saltes. Están puestas para que tu cuerpo y mente asimilen de forma óptima los entrenamientos.

Un buen descanso y una buen “fuel” para tu maquinaria, te mantendrán fuerte, con energía, para poder rendir en tu próxima sesión y en tu vida diaria.

No sirve de nada que hagas muchos kilómetros semanales si tu cuerpo está cansado (no se mueve igual, y estás sobre entrenando), si no te alimentas de forma saludable y no realizas sesiones regenerativas.

Confía en estos cinco consejos, y verás cómo irás más lejos con menos esfuerzo y lo más importante, sin perder tu salud por el camino.

Los mas vistos

El tiempo

Consulta la previsión del tiempo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.