MANERAS DE PERDER PESO ANDANDO

MANERAS DE PERDER PESO ANDANDO

Así puedes quemar más calorías cuando sales a dar un paseo

Estamos en una época en la que aún se tiene la idea de que para perder peso, hay que correr. Sin embargo, opino que para ello primero es necesario tener una buena forma física y una musculatura fuerte para no llevar al cuerpo a unos límites para los que aún no está preparado. A partir de ahí ir progresando de caminar a correr.

Pasear ayuda contra la obesidad
Pasear ayuda contra la obesidad | Getty Images

La combinación con éxito siempre parte de una buena nutrición combinada con ejercicio y actividad física, de manera que exista un equilibrio en el balance energético, entre lo que consumimos y lo que gastamos.

Hoy te proponemos 4 maneras diferentes de disfrutar de los beneficios de caminar, que pueden ayudarnos a perder peso y aumentar así nuestro gasto energético. Sobre todo es ideal para los que son un poco más perezosos, o quieren pasar del sedentarismo a una vida más activa.

Caminar es sin duda la actividad física que más podemos realizar a lo largo del día, y podemos incluirla como un ejercicio si buscamos mayor intensidad en su realización o tratamos de variar esta rutina con estos cuatro consejos.

Este verano puede ser el punto de partida no sólo para mejorar la condición física, ayudarnos a no ganar peso e incluso perderlo y además aprovechar a conocer el lugar de vacaciones y hacer algo diferente y divertido.

1.- Caminar por el monte: subidas

Un paseo por el monte no sólo es una vía de desconexión y escape sino la mejor manera de oxigenar la sangre y limpiar nuestros pulmones. Un paseo a ritmo alegre subiendo colinas, hará que el corazón trabaje a una frecuencia más alta pero controlada, de manera que ya estás retando a tu cuerpo a hacer una actividad sencilla pero que necesitará de mayor gasto energético.

Si cerca de casa no tienes posibilidad de caminar entre bosques o campos, busca alguna subida de unos 200-400 metros e intenta aumentar el ritmo de paso al subir, y descansar al bajar. Hazlo unas cuatro veces y continúa el paseo.

2.- Subir intensidad con una carga externa

Podemos aumentar la intensidad de trabajo añadiendo una carga externa a nuestro cuerpo, siempre de forma equilibrada, de manera que necesitaremos más energía para trasladar nuestro cuerpo con esa carga extra añadida.

Puede ser una mochila, por ejemplo, intentando mantener el tronco lo más estable posible.

Si sueles ir a hacer la compra en coche, cambia la rutina y ve caminado. Al volver reparte bien el peso de las bolsas entre las dos manos. Este gesto tan sencillo, ya será un nuevo reto para quemar más calorías adicionales.

3.- Trabajo interválico con cambios de ritmo

Igual que en las sesiones de carrera pueden hacerse cambios de ritmo, este tipo de trabajo lo podemos incluir caminando. De esta manera, buscaremos diferentes intensidades de trabajo en cada intervalo de tiempo, sin llegar a correr. Usa la escala de percepción de esfuerzo para valorar la intensidad de trabajo: suave, moderado y vigoroso.

Por ejemplo, un paseo de 30 minutos en los que cada 5 minutos aumentemos el ritmo de paso: 5 minutos suaves, 5 minutos a ritmo vivo, 5 minutos rápido. Y repetir la secuencia hasta completar 30 ó 45 minutos.

Ahora en verano que las horas de luz se alargan y estamos más relajados, podemos aprovechar a caminar 30 minutos después de la cena. Un amanera perfecta de aumentar nuestro gasto energético diario.

4.- Introduciendo ejercicios funcionales en nuestros paseos

Ahora que ya has introducido esta actividad de forma continuada, es momento de introducir algo diferente en tus paseos o caminatas por el parque, monte e incluso por la ciudad.

Introducir ejercicios sencillos y funcionales tales como: sentarse-levantarse, flexiones de brazos, subir y bajar escaleras.

Prueba a introducir en tu paseo este tipo de ejercicios que además ayudarán a que cada vez te muevas mejor.

Por ejemplo: Paseo de 30-45 o 60 minutos. Cada 10 minutos aprovecha el entorno para trabajar tu cuerpo. Uno de estos ejercicios cada 10 minutos:

- 3 series de 15 sentadillas + continuar caminando

- 2 series de 8-10 flexiones de brazos: Puedes apoyar las manos sobre un árbol, un banco, o aprovechar alguna de las estructuras de los gimnasio urbanos que encontrarás en el parque. + continuar caminando

- Subir y bajar un escalón o escalera: 3 minutos + continuar caminando

Repite esto tantas hasta completar tu rutina de actividad en el tiempo estimado.

Como ves, es muy sencillo mejorar tu condición cardiovascular y tu salud con estos cuatro consejos para hacer de los paseos y caminatas algo diferente y que además te ayude a quemar calorías.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.