SEGÚN DIVERSOS ESTUDIOS

SEGÚN DIVERSOS ESTUDIOS

Conducir te pone barriga cervecera

Una hora al día en coche es suficiencia para aumentar de peso y concentrar la grasa en el abdomen. Una buena razón más para utilizar sistemas de transporte más saludables y sostenibles.

Un camionero con barriga conduciendo
Un camionero con barriga conduciendo | Agencias

Si los atascos que te “comes” cada mañana para ir a trabajar, el estrés de los pitidos, la contaminación… no eran suficientes para hacerte cambiar de opinión te ponemos sobre la mesa otro argumento para que dejes de una vez el coche y escojas otro medio de transporte para moverte por la ciudad: conducir, aunque sólo sea una hora al día, te hace coger peso y que además lo concentres alrededor del abdomen. Es decir, que ayuda a que esa odiosa barriga cervecera de la que te intentas deshacer se asiente aún más.

Ésta es la conclusión que se desprende de un vasto estudio de la Australian Catholic University, que ha confrontado los hábitos de conducción de 2800 adultos con sus índices de masa corporal y su circunferencia abdominal, además de con los parámetros relativos a la salud cardio-circulatoria y la diabetes.

El estudio revela que, aquellas personas que cogen el coche una hora o más al día tienen 1,5 centímetros más de cintura, pesan 2,3 kilos más y tienen un Índice de Masa Corporal (IMC) 0,8 puntos mayor que aquellos  que se mueven en bici, a pie o incluso con los medios de transporte público y que no dedican al coche más de 15 minutos al día.

¿La diferencia entre unos y otros no te parece tan abismal? Pues has de saber que es la suficiente  para reducir la expectativa de vida, según los investigadores, y aumentar los riesgos de tumores y problemas cardiacos.

De hecho, en un reciente estudio de la universidad de Oxford recogía que 10 centímetros más de cintura suponen un 20% más de posibilidades de desarrollar un cáncer de próstata.

La investigación, liderada por el profesor Takemi Sugiyama, no sin embargo la primera que arroja datos de estas características con respecto al uso del coche. Así, en 2012 el 'American Journal of Preventive Medicine' publicaba una investigación que evaluaba en 4.200 personas las consecuencias del uso del automóvil para ir a trabajar.

Las conclusiones eran para pensárselo cada vez que uno se pone frente al volante: cuanto mayor era la distancia que recorrían para ir a trabajar, peor era su capacidad cardiorrespiratoria y mayor era su presión arterial y su IMC.

“El sector del transporte ha estado tratando de promover los desplazamientos activos principalmente para reducir la congestión, la contaminación del aire y la proliferación de infraestructuras relacionadas con el automóvil”, explica Sugiyama en la introducción del estudio. “Tales esfuerzos pueden ser apoyados además por la evidencia de los efectos adversos para la salud de pasar demasiado tiempo en los coches”.

Así que si todavía te faltaban motivos, ya tienes otro más por decantarte por la movilidad sostenible: tu salud. ¿Te parece una razón suficiente?

Laura Sanmartí @Correryfitness | Madrid | 24/06/2016

Los mas vistos

Guía Infantil

La mejor guía para los papás

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.