Minutos antes de que empiece la prueba buscamos como locos los WC públicos y ello implica el tragarse la larga cola o… los que se las ingenian para no hacerla… (no hace falta que especifique). Pero si ni con estas, a mitad de carrera sientes la sensación de que no puedes aguantarte, no lo dejes pasar y pon solución

Cuando comento este tema, tanto entre hombres y mujeres, percibo que es una situación que ocurre en ambas partes. Pero mi duda inicial es: Al correr ¿El suelo pélvico puede dañarse igualmente en un hombre que en una mujer?

Nuria Sempere, fisioterapeuta y especialista en suelo pélvico subraya que es muy importante especificar la actividad física que se haga.

En el caso concreto del running “las mujeres tenemos la vagina y por el impacto, si esa musculatura no está fortalecida correctamente, por lo que sea, tenemos más riesgo de que las vísceras de esa zona no se posicionen correctamente y tener problemas de incontinencia o de prolapso, por el descenso de los órganos”, comenta Sempere.

En este sentido, el suelo pélvico de la mujer es mucho más vulnerable que el del hombre, de ahí que tomemos consciencia de la importancia de cuidarlo.

“El hecho de hacer running no tiene por qué acabar en incontinencia. Estaría mal decir que la solo la práctica del running produce problemas en el suelo pélvico, depende de la mujer”, subraya Nuria.

La especialista añade que son muchos los factores que pueden influir: la edad, el embarazo y el parto son los grandes factores de riesgo, sumado a la práctica de deportes de alto impacto.

Cuando una corredora empieza a notar síntomas de hacerse pis en carrera, el primer paso es valorar cuáles son los problemas del suelo pélvico y ver cómo se encuentra la musculatura, aconseja la fisioterapeuta.

Método hipopresivo para evitar hacerse pis en carrera | Miss Leggins Run

¿Cómo prevenir hacerse pis?

Lo que está claro es que, como en la práctica de cualquier deporte, la prevención es el ejercicio más importante para evitar llegar al punto de sufrir la sensación de hacerse pis en plena carrera.

Lo ideal, como apunta Nuria, es que acudas a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para valorar los síntomas y comprobar en qué estado se encuentra tu musculatura, además de que tomes consciencia de la importancia de la prevención.

Consejos para prevenir lesiones del suelo pélvico:

1.- Uso de paraguas vaginales: se trata de un pequeño dispositivo intravaginal para las mujeres que padecen incontinencia de esfuerzo.

Se introduce a modo de tampón y permite levantar ligeramente la vejiga y modificar el ángulo del cuello vesical (grupo de músculos que conectan la vejiga con la uretra) dificultando así el paso de la orina, a la vez que contribuye a amortiguar la presión abdominal generada durante el esfuerzo.

2.- Práctica de gimnasia abdominal hipopresiva: ayuda a mejorar el tono y reprogramar la cincha abdominal (formada por los músculos: transverso del abdomen, oblicuo mayor y menor) y suelo pélvico.

3.- Adoptar una buena postura al correr: cuanta mayor velocidad y zancada más amplia, mayor es el riesgo de elevar la tensión sobre tu suelo pélvico y tus articulaciones inferiores.

4.- Trabajar la estabilidad lumbo-pélvica: entrenamiento de “la caja central”, el core.

Otras situaciones que pueden ayudar a dañar el suelo pélvico son las cuestas hacia abajo, pues aumentan la presión ejercida por el paso de tu cuerpo y correr distancias largas, así que intenta alternar las tiradas largas con otros entrenamientos más cortos.

Estamos cansadas de escuchar lo fácil que resulta ponerse unas zapatillas y salir a correr, además de la importancia de los estiramientos para evitar las lesiones. Pero antes, asegúrate de que tu suelo pélvico está preparado para resistir el impacto de cada una de tus zancadas. No sufras en silencio, pues este problema puede tratarse y prevenirse.