EN MARCHAS CICLOTURISTAS GANAN LAS CHICAS

EN MARCHAS CICLOTURISTAS GANAN LAS CHICAS

La diferencia entre una mujer y un hombre cuando montan en bicicleta

Aunque existen importantes diferencias fisiológicas entre la mujer y el hombre que, a nivel profesional, se traducen en peores registros, a niveles populares, una ciclista bien entrenada, y apurando al máximo sus aptitudes físicas, puede llegar a rendir igual o más que un ciclista.

Prueba ciclista femenina en California
Prueba ciclista femenina en California | Getty Images

En una marcha cicloturista es evidente que hay mujeres ciclistas que obtienen mejores resultados que otros ciclistas varones.

En gran medida dependerá de un buen entrenamiento ya que aunque el V02máx de una mujer es menor que el de un hombre, por ejemplo, con un adecuado entrenamiento del umbral anaeróbico puede situar éste lo más próximo a su V02máx y tener una capacidad agonística mayor que la del ciclista varón, con un V02máx igual o mayor y peor entrenado.

Diferencias en el Consumo máximo de oxígeno (V02máx)

Debido a cuestiones hormonales, principalmente debido a la acción de los estrógenos, la mujer tiende a almacenar más grasa a nivel corporal. Algo que limita el V02máx relativo en donde el peso juega un factor importante y limitante.

Por ello, por ese mayor porcentaje de grasa corporal, la mujer posee un V02máx menor que el de un hombre. Se estima que tiene un V02máx, entre un 12% y un 15% menor que el del varón.

La mujer adulta posee de media un V02máx entre 35 y 43 ml/kg/min y el hombre entre un 44 y 51 ml/kg/min.

La pérdida de peso graso es una importante forma de aumentar el V02máx, pero en el caso de la mujer ciclista si la pérdida de peso es demasiado rápida o alcanza valores excesivamente bajos, puede sufrir amenorrea o pérdida de la menstruación.

Por lo general, llegar a esta situación es un cóctel formado por situaciones como los entrenamientos intensivos, el descenso importante de grasa, mala alimentación y estrés emocional.

No es nada recomendable llegar a este punto porque el rendimiento deportivo desciende, incluidas las recuperaciones tras los esfuerzos y además aumentan las posibilidades de fracturas y lesiones.

Por lo tanto, lo ideal es llevar una dieta equilibrada, no llegar a valores bajos de porcentaje graso e intentar elevar el V02máx con entrenamientos específicos, sin olvidar trabajo específico para el umbral anaeróbico

¿Cómo puedes aumentar el V02máx?

Ante todo deberías asegurarte que no hay ninguna contraindicación médica que te permita realizar este tipo de entrenamiento ya que se alcanzan pulsaciones muy elevadas. Porque ya te aviso que vas a sufrir un rato.

Realizar repeticiones de entre 3 y 6’ entre el 90% y 95% de tu f.c.máx. Tienes que ir casi a tope. Con sumar entre los distintos intervalos o repeticiones, treinta minutos de duración, ya puedes decir que vas bien servida.

Las recuperaciones tienen que ser completas entre repetición y repetición. Entre 3 y 5 minutos de recuperación en función de la duración del intervalo. No repetir días seguidos.

Diferencias en el sistema cardiovascular

La mujer dispone de menor volumen de sangre, menos glóbulos rojos y menos hemoglobina. El corazón es más pequeño por lo que necesita dar más pulsaciones para aumentar el gasto cardiaco. De ahí que las mujeres tengan la frecuencia cardiaca más elevada.

Por lo tanto, muy importante realizar una base o acondicionamiento general y así provocar una cardiomegalia o aumento del tamaño del corazón.

La menstruación penaliza

La menstruación es la responsable de que encuentres mejores o peores sensaciones y posiblemente rendimiento.

Las hormonas sexuales femeninas, estrógenos, provocan un aumento en el volumen de sangre durante el ejercicio y con ello una mejor respuesta hídrica.

Durante la fase anterior a la ovulación se produce un aumento de estrógenos que incrementa la hidratación en los tejidos y mejora el rendimiento.

En la época premenstrual disminuyen los estrógenos y aumenta la progesterona. Ello conlleva una hinchazón y aumento de peso por retención de líquidos, con el consecuente perjuicio a la hora de entrenar y competir.

Durante la menstruación, la mujer pierde cada día el doble de hierro que el que pierde durante el resto de días del mes. Por ello se requiere mostrar un especial interés en aportar hierro en la dieta y controlar los valores, si es preciso, con controles rutinarios o analíticas cada cierto tiempo.

No es descartable tener que suplementar con hierro pero siempre bajo prescripción facultativa. Deberás tener más control si entrenas habitualmente con determinados volúmenes e intensidad.

Chema Arguedas | @ChemaArguedas | Zaragoza | 15/05/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.