¿MERECE LA PENA COMPRAR UNA BICICLETA DE FIBRA DE CARBONO?

¿MERECE LA PENA COMPRAR UNA BICICLETA DE FIBRA DE CARBONO?

La guerra de fibra de carbono contra aluminio sucede en tu bici

Has oído hablar la fibra de carbono en prácticamente todos los deportes: coches, barcos, aviones, etc. Sin embargo, aún no sabes si hacerte con una bicicleta de este material o no. Como todo, tienes sus pros y sus contras, tú decides.

Bicicleta Flying Pigeon
Bicicleta Flying Pigeon, un clásico de las bicis | Timquijano vía Wikipedia

La fibra de carbono es tu amiga…y, además, pesa menos. Depende del uso que vayas a dar a la bicicleta esto, que puede resultar una ventaja muy atractiva, puede pasar también desapercibido. El peso de un cuadro estándar fabricado con aluminio suele estar en los 1,13 kg, mientras que uno igual, pero fabricado con fibra de carbono, ronda los 0,65kg. En total, unos 500 gramos que pueden darte un ligero impulso a la hora de subir las cuestas.

En cuanto a resistencia, uno de los mayores temores de los que se inician en la fibra de carbono, por primera vez, es saber si su nueva bicicleta va a resistir a los golpes de las piedras por el campo o la montaña. Aunque a simple vista la fibra de carbono pueda parecer menos resistente que el aluminio, lo cierto es que es el material que utiliza la industria de la Fórmula 1 para fabricar sus coches: es decir, aproximadamente tres veces más resistente que el acero.

Si eres de los que les gusta ir por el monte poniendo tu bicicleta al 100%, los cuadros de fibra de carbono absorben de una manera más consistente las irregularidades del trazado. Esto se debe a la elasticidad que presenta el material, formado por la unión de miles de fibras sintéticas con distintas resinas y unidas a través de un molde. Por eso, con una buena amortiguación conseguirás que tu trasero no sufra en las bajadas empedradas, aunque, por si acaso, no dejes de ponerte de pie en ellas.

Sin embargo, uno de los puntos débiles de la fibra de carbono respecto al aluminio es que, si bien hemos indicado que es bastante resistente, en el caso de que el material se deteriore, es más complicado realizar una reparación, ya que no se puede dividir en piezas como los cuadros de aluminio.

Por último, el precio también es otro de los inconvenientes que pueden hacerte tomar una u otra decisión. En el ciclismo, cuanto más ligero, más caro, y este caso no es una excepción. A pesar de eso, ten en cuenta que, al final, sea de fibra de carbono, de aluminio o de titanio, lo que cuentan son tus piernas y la fuerza con la que impulses los pedales.

Nacho G. Hontoria | @nachoghontoria | Madrid | Actualizado el 17/07/2018 a las 16:26 horas

Los mas vistos

Venus Gillette

Venus Gillette

¡¡¡Vuelven los planazos!!!

Disfruta con Venus de un verano increíble y no te pierdas ningún plan

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.