Dicho a groso modo, para perder un kilo de grasa, deberemos quemar unas 7.000 kcal aproximadamente (siempre dependerá de si eres sedentario o no, de si padeces sobrepeso o no, etc.).

Esta pérdida puede lograrse restando calorías a tu alimentación diaria. Por ejemplo, si lo ideal para ti es tomar 2.000 kcal al día, tomando 1.500 conseguirás adelgazar ese kilo de grasa en 14 días.

Aún así, esta opción no es de mi devoción ya que con una enorme fuerza de voluntad sin caer en caprichos, estaría perdiendo 2 kilos por mes. Que no digo que no esté mal, ¿pero qué pasa con tu musculatura? Como siempre digo, no es lo mismo verse delgado, que verse en forma.

Para conseguir un cuerpo bonito lo que hay que hacer, como siempre, es entrenar. Piensa que para quemar esas 7.000 calorías hará falta unas 14 horas corriendo suave, o 10-12 haciéndolo de manera más intensa.

Esto puede parecer una locura pero no es así. No hace falta que corras dos horas todos los días para conseguir adelgazar más rápido. Puedes hacer varias cosas:

1.- Combinar el ejercicio con la alimentación. De esta manera estarás quemando calorías, pero además estarás dejando de ingerirlas. Es decir, que irás perdiendo ese kilo de grasa mientras dejas de ganarlo por otro lado.

2.- Cambia tus rutinas. Puedes salir a correr media hora o una hora cada día, y en dos semanas o antes habrás perdido ese kilo. Pero si además vas caminando al trabajo, evitas coger el ascensor, o coges el coche sólo para trayectos muy largos, eso también contribuye a quemar calorías.

Por lo tanto para perder un kilo de grasa, lo más importante es trabajar con esas 7.000 kcal que tenemos que consumir o dejar de ingerir.