EL ESTRÉS PUEDE ENCOGER TU ROPA

EL ESTRÉS PUEDE ENCOGER TU ROPA

La razón por la que deberías ir al gimnasio después de trabajar y no atracar la nevera

Todo el mundo tiene días buenos y días malos en el trabajo. Y no me equivoco si digo que el estrés es el fiel compañero en los días más duros. Y tampoco me equivoco si afirmo que cuando acaba el día, lo que más deseas es llegar a casa combatir ese estrés en el sofá, delante del televisor, y con un litro de helado sobre tus rodillas.

Una joven coge una hamburguesa de la nevera | o.aolcdn.com

Por otro lado sabes que esa no es la manera correcta de actuar, e intentas elegir qué es lo mejor que puedes comer para aplacar la ansiedad pero sin hacer que tus pantalones encojan misteriosamente.

Pues bien, en lugar de pensar qué es lo que puedes comer después de un día de duro trabajo, un estudio reciente concluye que deberías ir al gimnasio en su lugar.

La razón es porque el ejercicio puede reducir tus ganas de comer compulsivamente como respuesta a un día muy estresante. Tu cuerpo, tras un esfuerzo mental muy importante, genera un estado de necesidad de sentirse lleno, y es cuando tu cerebro empieza a mandar las señales para ingerir comida.

Este estudio realizado por la Universidad de Alabama en Birmingham, muestra que el ejercicio provoca que consumas menos calorías a la hora de comer. O más concretamente menos comida. En el estudio el grupo que hizo ejercicio consumió 200 calorías menos que aquellos que simplemente reposaban tras su jornada laboral.

Un gran esfuerzo mental tanto en la oficina, como después de unas horas estudiando para un examen aumenta el apetito, y es importante saciar esa necesidad del cerebro, pero con comidas saludables.

Por esa razón no deberías ir de tu mesa, directamente al buffet, sino calzarte las deportivas y salir a dar un paseo, por ejemplo. Después puedes preparar tu comida y saborear cada bocado.

El ejercicio no es necesario que sea de alta intensidad o de mucha duración ya que basta con dar un paseo para que tus ganas de comer compulsivamente se reduzcan o incluso desaparezcan.

De hecho, en el estudio se pidió a los participantes que hicieran ejercicio durante sólo 15 minutos. Una vez finalizado el entrenamiento, los sujetos consumieron menos pizza que aquellos que simplemente se sentaron durante el mismo tiempo a ver la tele.

Así que vete al gimnasio, da unas carreras, o simplemente da un paseo por el centro comercial, y verás como al llegar a casa, no tendrás tanta necesidad de atacar la nevera.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.