No lo negaré. Siempre he pensado que Ariel (la protagonista de La Sirenita) tenía un pedazo de cuerpo para ser una sirena, claro está. Podríamos decir que su anatomía era bastante proporcionada para ser mitad pez y mitad humana. Cintura de avispa, brazos tonificados, caderas proporcionadas… ¿cómo lo hacía?

Guapa y con tipazo, ¿alguien da más? | Disney
.

Pues parece que los estadounidenses han dado con su secreto. Que no es otro que el de tener cola y nadar bajo del mar, como bien decía la canción. Y no os estoy vacilando, líbreme el señor de hacer algo así. Su nombre es Aquamermaid y se ha convertido en el training más novedoso y llamativo de los Estados Unidos de América. ¿Recordáis la película Escuela de Sirenas? Pues es, ni nada más ni nada menos, eso mismo.

“No tienes que entrenar en el gimnasio para ser una sexy sirena”, reza la web de Aquamermaid.com donde se aventuran a explicar que “todo el mundo quiere estar delgado y sano, pero el hecho de ser miembro de un gimnasio no funciona para todos. Afortunadamente, hay más de un camino para conseguir estar en forma”. Y esa ruta, queridos, pasa por dejar de andar y dedicarse a nadar cual sirena.

“Nuestro programa de natación para sirenas hace que la gente consiga resultados increíbles sin poner un pie en un gimnasio tradicional. Este entrenamiento te acerca a un estilo sano de vida y a un cuerpo en forma”, sentencian desde Aquamermaid.

Ser sirena cuesta lo suyo

Y ahora es cuando me preguntas cómo es posible que nadando cual Ariel (no el detergente, sino la sirena) puedas llegar a tener un cuerpo de infarto. Pues bien, ellos mismos nos lo explican: “Nuestras clases son una mezcla perfecta de fuerza, tonificación y cardio para un full body workout. El programa de natación de sirenas mezcla los movimientos de la natación, con la posición del cuerpo, las técnicas de respiración y las figuras acuáticas.

Para que nos entendamos. Los beneficios de las escuelas de sirenas podrían compararse con los de la natación sincronizada, un deporte aeróbico que mejora la fuerza corporal, la agilidad, la resistencia, la coordinación, la flexibilidad, la circulación… Y que además elimina las tensiones musculares y tonifica los músculos.

¿Qué necesito para ser una sirena?

Excelente pregunta. Fundamentalmente, una cola. ¿Y dónde conseguirla? En todos los centros de Aquamermaid. En ellos podrás alquilar una cola (lo sé, jamás creí que escribiría algo así) por un razonable precio que está incluido en la clase. Sin embargo, y aquí es donde realmente las escuelas de sirenas hacen negocio, lo ideal es comprar una para uso exclusivo. Obvia decir que el tema higiénico es un plus en este tipo de entrenamientos.

Así pues, el precio de una cola de sirena de adulto es de 112 dólares. Y aunque pudiera parecer cara, lo cierto es que vale su peso en oro. Estas colas están fabricadas con un material flexible que hace que sigan el movimiento de las ondas cuando nadas. Además, incluye un cojín de neopreno al final de la cola para garantizar la comodidad de tus pies. Para rematar, ofrece una mayor propulsión y control al nadar.

 

Siempre ha habido clases (hasta entre sirenas)

Pero por si no lo estabas flipando bastante, Aquamermaid ha fabricado una cola de sirena de silicona cuyo precio es de 3.500 dólares.

Foto: silicone_open Pie de foto: Ver para nadar. Crédito: Aquamermaid.com

¿Funciona? Pues aunque no lo he probado, puedo decirte que malos resultados no dará cuando Aquamermaid tiene centros en Montreal, Toronto, Ottawa, Chicago, Phoenix, Kitchener, Quebec, Edmonton y Las Vegas.

Piensa que, realmente, nadar con una cola hará que tengas que ejercitar mucho más tu tren superior y necesites tirar de piernas para poder tener el suficiente empuje como para avanzar. Vaya, que tus abdominales van a notar muy mucho que en vez de dos ‘patitas’ solo hay una. De hecho, si no te he convencido, prueba alguna vez a intentar nadar juntando las dos piernas a modo de sirena. Ya me dirás si cuesta más o no.