Parece mentira, pero hoy en día no solo se va al gym a hacer ejercicio y tonificar el cuerpo. Para muchos, los espejos del gimnasio son perfectos para hacerse los populares selfies, que inundan Instagram. Aprovechamos así para mostrar nuestro outfit deportivo, eso sí, asegurándonos de que las mancuernas y otro material de fitness salgan en la foto.

Esta locura de fotografiar todo lo que hacemos puede llevarnos a actuar de una forma que antes ni imaginábamos. Un ejemplo de ello es maquillarse para hacer deporte. Si lo haces hasta para salir a correr por el parque, debes saber que tu piel tiene un riesgo muy alto de padecer infecciones, alergias e incluso un envejecimiento prematuro.

Esto es porque al hacer deporte, los poros se abren y sudamos para expulsar las toxinas de la piel, haciendo que ésta se limpie desde dentro. Sin embargo, el maquillaje se encarga de bloquear los poros por donde expelemos el sudor, lo que da lugar a problemas cutáneos como acné, enrojecimientos, arrugas, piel seca y puntos negros, entre otros.

Maquillarse para hacer deporte conlleva un gran riesgo para la piel | Pixabay

Por si fuera poco, la temperatura del cuerpo se eleva cuando sudamos, lo que propicia la absorción del maquillaje. Este tipo de productos contienen trazas de químicos industriales, que junto a la suciedad penetran en nuestros poros y favorecen una peor calidad de piel.

Por todo esto, es importante que mantengamos la piel muy cuidada, especialmente nuestro rostro, porque es más delicado. Sin duda, en cuanto a la práctica de deporte se refiere, es recomendable llevar la cara lavada.